CÓMO TRABAJAMOS

Nuestro plan de trazabilidad siguiendo la línea de frio es el siguiente:

RECEPCIÓN Y ALMACENAMIENTO DE PRODUCTOS

Teniendo en cuenta los siguientes pasos:

1.   Recepción del vehículo en zona de proveedores.
2.   Comprobación de albaranes con el pedido realizado.
3.   Registro, en su caso, de la temperatura que marca el termómetro del camión (para productos refrigerados o congelados), conforme a los rangos permitidos.
4.   Toma y registro, in situ, de la temperatura del producto.
5.   Comprobación de posibles indicios, por muestreo u observación del producto, de falta de frío o de descongelación.
6.   Comprobación del embalaje, apilamiento de mercancías así como la correcta carga y descarga del producto.
7.   Inspección de las características organolépticas de los alimentos y sus fechas de caducidad.
8.   Verificación de la identificación del producto.
9.   Identificación de la mercancía conforme a nuestros criterios.
10.   Transporte inmediato a zonas de tratamiento y almacenamiento, tanto en cámaras frigoríficas, congeladores, almacén general o cuarto de precámaras. En cada caso, se seguirán las pautas marcadas por el APPCC marcado.

PREPARACIÓN DE ALIMENTOS CRUDOS

1.   Descongelación si procede.
2.   Identificación de los materiales.

3.   Tratamiento térmico.

4.   Enfriamiento.

COCINADO

Control, elaboración y seguimiento del correcto cocinado de los menús diarios.

*    Control y supervisión de las materias primas utilizadas.
*   
Control y supervisión de los utensilios de cocina utilizados, así como su estado.

*    C
ontrol y supervisión del uniforme, calzado, gorros e higiene del personal de cocina.

*   
Control de tiempos de elaboración, evitar pérdidas nutritivas en el cocinado de alimentos naturales.

*   
Elaboración de los menús mediante tratamientos térmicos que garanticen temperaturas mínimas de 70ºC en el centro de los alimentos. Para ello se controla de cada plato la temperatura mediante sondas.

*   
La comida se pasa directamente del recipiente de cocinado a la bandeja.

*   
Control de aspecto, sabor y volumen del menú.

*   
Control de temperatura final del menú.

*   
Abatir la comida a una temperatura 0 - 3º C en el corazón en menos de 90 min.

ENVASADO

1.   Distribuir la comida por raciones en sus debidas barquetas
2.   Envasado y  termosellado

3.   Etiquetar los envases

4.   Transportar los envases a su cámara de almacenamiento correspondiente.

5.   Mantener en refrigeración a 4ºC hasta el momento del transporte.

TRANSPORTE

1.   Embalar los menús elegidos en sus correspondientes cajas isotermas con acumulador de frío.
2.   Trasladar las cajas al interior del vehículo frigorizado

3.   Transporte hasta el lugar de destino en menos de 16 horas.

Las ventajas

Las ventajas que este sistema de línea fría aportan frente a otros procesos de restauración colectiva:

-  Altos niveles de seguridad alimentaria (con incidencia en los riesgos microbiológicos) debido a que los rangos de temperaturas en los que se trabaja (siempre por debajo de 10ºC y transporte 4ºC) minimizan el riesgo de crecimiento microbiano.

- La manipulación se reduce al mínimo y con ello el riesgo de contaminación. Se evitan derrames y pérdida de temperatura.

- Mejora de la dieta porque permite preparar una mayor variedad de platos tradicionales conservando la calidad sensorial (sabor, textura) y cualidades nutricionales de los menús, resultado de la utilización de bajas temperaturas junto a sistemas de envasado y regeneración.

-  Mayor flexibilidad de estos sistemas de "cocina en línea fría", ya que no sólo permiten una perfecta planificación de los menús acondicionada a cada dieta admitiendo distanciar la elaboración de las comidas de su consumo, sino que además eliminan las horas puntas de distribución y los imprevistos al existir producto de reserva.

-  Mejor presencia de los platos.

-  No se pierden los aromas volátiles

-  Caducidad de hasta 7 días.

-   Regeneración en su mismo envase. Consumo siempre a temperatura adecuada (por encima de 65ªC)